Cárceles abandonadas que ahora son atracción turística

Viajes y turismo Blog sobre viajes y turismo, nacional e internacional, caro y barato

 

Hace años fueron centros penitenciarios. Hoy son todo un reclamo turístico. Las cárceles abandonadas son uno de los puntos claves que los turistas quieren visitar. Son construcciones deshabitadas que esconden historias tras los muros. Algunas de ellas albergaron a auténticas figuras de la Historia actual. En otras se cometieron algunas de las torturas más horrendas de los últimos tiempos.

Cárceles abandonadas muy visitadas

Alcatraz (San Francisco, Estados Unidos)

Fue la prisión federal de máxima seguridad. Está situada frente a la costa de San Francisco. Este centro penitenciario estuvo operativo casi treinta años. Desde 1934 hasta 1963. Es una de las cárceles abandonadas más famosas. Entre otras cosas porque en ella estuvo preso el mismísimo Al Capone.

Se le conocía popularmente con el nombre de ‘La Roca’. Otro de las características de este centro penitenciario era ser uno de los más seguros del momento. De hecho de los 14 intentos de fuga todos salieron mal. Aunque la doble desaparición de los cuerpos de presos fugados creó mucha leyenda y las teorías se dispararon.

Robben Island (Suráfrica)

Es otra de las cárceles abandonadas más recordadas de la historia. En ella cumplió Nelson Mandela durante 18 años. Llego allí en el invierno de 1964. Durante casi dos décadas estuvo viviendo en un habitáculo de poco más de dos metros cuadrados.

Está situada a unos 12 kilómetros de la costa de la Ciudad del Cabo. Antes de convertirse en centro penitenciario sirvió de lugar de recogimiento de leprosos y enfermos mentales. Tiempo después albergaría a todos los condenados bajo el oscuro halo del Apartheid.

Actualmente en una de las cárceles abandonadas más visitadas. Un ferri desde Ciudad del Cabo acerca a los turistas al centro penitenciario. Una vez allí un antiguo prisionero político de la segregación racial hace de maestro de ceremonias guiando la visita por la edificación.

Eastern State Penitentiary (Filadelfia) 

Se inauguró en el sigo XIX, en concreto, en 1829. Aunque su principal objetivo, como el de todas las cárceles abandonadas, era la de reinsertar a los presos se ganó una fama un tanto siniestra. Su masificación y sus expedientes expeditivos la convirtieron en un lugar bastante temido.

La construcción era un tanto peculiar. Tenía una estructura en forma de rueda de carro. Del centro salían cinco radios en las que se disponían celdas individuales. Ante todo se pretendía evitar el contacto entre presos. En este centro penitenciario también estuvo recluido Al Capone, además de otras figuras del crimen como el asaltador de bancos Willie Sutton.

Karosta (Liepaja, Letonia) 

Una de las cárceles abandonadas que ha sabido sacarle provecho a los nuevos tiempos. Ahora se ha convertido en un hotel. Pero nada sin nada de lujos. Los huéspedes viven en las mismas condiciones que vivían los presos. Duermen en sus camastros, como el rancho carcelario, se duchan con agua fría, se hacen interrogatorios…Todo para revivir las situaciones que vivían los presos recluidos en este centro penintenciario.

La prisión de Karosta estuvo operativa entre 1900 y 1997. Era una prisión militar con un oscuro prestigio, especialmente durante la época de la KGB.

Ohio State Reformatory (Mansfield, Estados Unidos)

Es una de las cárceles abandonadas más mediáticas después de que en ella se grabase casi íntegramente la película Cadena Perpetua. Estuvo operativa de entre las primeras décadas del siglo XIX y la última del siglo XX. Tuvo famas de ser uno de los centros penitenciarios más savajes de los Estados Unidos.

Fue la tercera prisión estatal que se abrió en el país y actualmente funciona como museo en el que se organizan visitas guiadas.

Castillo de Elmina (Ghana) 

Está en la ciudad de Elmina y actualmente es uno de los más visitados del país. Se ha convertido en un museo en el que habla de la historia, la tradición y la cultura de la zona. Sin embargo poco se menciona su pasado como centro penitenciario. Un pasado en el que esta antigua prisión jugaba un papel fundamental en el tráfico de esclavos.

La mayor parte de los subsaharianos que eran capturados por los europeos entraban en los calabozos del Castillo de Elmina. Después de pasar entre dos y tres meses allí eran embarcados y vendidos a Europa y a América. El castillo fue edificado por los portugueses allá por el año 1482. En principio se construyó con una clara vocación comercial, aunque luego sus fines fuesen otros muy diferentes. Es una de las primeras construcciones europeas más allá del continente.

Cárcel de la Villa de Pedraza (Segovia) 

Esta cárcel está instalada en un edificio del siglo XIII. Está distribuida en dos niveles. El primero estaba orientado a los delincuentes menos, cuestiones de baja entidad. El segundo nivel estaba en el sótano. Era el lugar destinado para los asesinos o condenados por delitos de sangre. También era una de las prisiones más crueles del momento. Las celdas del segundo nivel estaban a unos cuantos metros de las del primer nivel. A los presos condenados por estos delitos se les arrojaba directamente desde arriba. Por norma general al caer se solían romper las piernas o los tobillos. Con ello se trataba de minimizar los riesgos de fuga.

Ahora es, al igual que el resto, todo un reclamo turístico. Las duras condiciones en las que vivían los presos y las herramientas de tortura empleadas son cosas que captan la atención de los turistas.

Tuol Sleng (Nom Pen, Camboya) 

La fortificación de la barbarie humana. Una de las cárceles abandonadas en las que se cometieron auténticos delitos de lesa humanidad. Está en en centro de Nom Pen en Camboya y fue testigo de una de las actividades genocidas más importantes del siglo XIX. Una vez que los jemeres rojos tomaron el poder en el año 1975 convirtieron el instituto Tuol Svay Prey en un centro de detención. En concreto el S-21. En él se recluyeron, torturaron miles de personas. Hombre, mujeres y niños de todas las edades perdieron sus vidas entre las paredes de este centro. Aunque no se puede saber con certeza, se estima que cerca más de 14.000 personas perdieron la vida entre horribles sufrimientos en este centro.

Cuando el régimen cayó cuatro años después de tomar el poder, decidieron reconvertirlo en museo para no olvidar nunca el horror y lo despiadada que puede llegar a ser a especie humana.

Castillo D’If (Marsella, Francia) 

Fue mandado construir por Francisco I de Francia durante el siglo XVI. Está ubicado en una pequeñas isla del archipiélago de Frioul en la bahía de Marsella. Su preso más famoso, aunque nuca existió, se llamaba Edmond Dantés. El héroe de ‘El Conde de Montecristo’, la novel a de Alejandro Dumas de 1844, trama su venganza entre los muros del Castillo d´ If. No es la única leyenda creada en torno a este centro penitenciaro. El hombre de la máscara de Hierro también se ubica en él.

Pero realmente en al Castillo d’If iban los opositores al régimen, principalmente protestantes y republicanos. Estuvo operativa durante casi tres siglos, desde 1580 hasta 187. Hasta el año 1950 vivía en él un antiguo farero junto con su familia. En la actualidad puede visitarse saliendo en barco desde el Viejo Puerto de Marsella.

También te recomendamos estos artículos:

En Maravillas del Mundo | 10 viajes que todo el mundo debería hacer una vez en la vida

En Maravillas del Mundo | La mezquita-catedral de Córdoba nombrada como el mejor destino europeo

Cárceles abandonadas que ahora son atracción turística

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://maravillasdelmundo.es/monumentos/carceles-abandonadas-atraccion-turistica/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente